Bugatti Tourbillon 2026

0
55

El nombre del nuevo modelo hace una sutil referencia a la herencia francesa de la marca y define a una invención relojera de un genio nacido en Suiza que vivió en Francia en 1801. Acompáñanos a conocer el nuevo Bugatti Tourbillon 2026, una sorprendente obra de arte e ingeniería avanzada.

Mate Rimac, CEO de Bugatti, nos dijo: El desarrollo del Bugatti Tourbillon fue guiado en cada paso por los 115 años de historia de Bugatti y las palabras del propio Ettore Bugatti.

Sus mantras «si es comparable, ya no es Bugatti» y «nada es demasiado hermoso» fueron una guía para mí personalmente, así como para los equipos de diseño e ingeniería que buscaban crear la próxima era emocionante en la historia de los hiperdeportivos Bugatti.

La capacidad de viajar a más de 400 km/h requiere que cada superficie, entrada y cresta estén finamente pulidas para garantizar que no sólo sea aerodinámico sino también beneficioso para la termodinámica del automóvil.

Este es el principio rector del Tourbillon, que luego evoluciona en torno a cuatro elementos de diseño de Bugatti inspirados en la historia: la parrilla en forma de herradura, la Línea Bugatti, la cresta central y la división de dos colores.

En el corazón del diseño del Tourbillon se encuentra la icónica parrilla en forma de herradura, de la que se originan todas las líneas del automóvil y que da forma al volumen central del fuselaje.

Acoplados a izquierda y derecha están los guardabarros volantes que permiten que el aire fluya por debajo de los faros para aumentar el flujo de masa de aire hacia las tomas laterales.

Monta unas atractivas llantas con neumáticos Michelin Pilot Cup Sport 2 (285/35 R20 delante y 345/30 R21 detrás) desarrollados a medida. Los frenos son igualmente avanzados y cuentan con la última tecnología carbocerámica.

El Tourbillon presenta una serie de tecnologías patentadas, como el alerón trasero que permanece sumergido incluso durante las carreras a máxima velocidad, con un perfecto equilibrio de fuerzas generado por estas nuevas innovaciones.

El ala se utiliza para establecer una mayor carga aerodinámica a velocidades más lentas y como freno de aire para mejorar la estabilidad al desacelerar.

El difusor está construido alrededor de un concepto de paragolpes completamente nuevo, que está integrado dentro de la estructura del propio difusor, haciéndolo muy efectivo pero también oculto a la vista, permitiendo el diseño de una parte trasera muy abierta.

Un conjunto de puertas diédricas avanzadas accionadas eléctricamente no solo permiten una fácil entrada al vehículo, sino que también brindan una espectacular sensación de llegada, y se pueden abrir y cerrar desde el llavero, el botón de apertura de la puerta que se encuentra justo debajo de la línea Bugatti y en el consola central.

La filosofía del diseño interior se centró en la atemporalidad, inspirándose en el mundo de la relojería, en el que los relojes de pulsera de más de 100 años todavía se pueden llevar y utilizar hoy en día, integrados perfectamente en la moda y los estilos de vida modernos.

La pieza central de esta filosofía es el cuadro de instrumentos diseñado y construido con la experiencia de los relojeros suizos, compuesto por más de 600 piezas y construido con titanio y piedras preciosas como zafiro y rubí.

Esta obra maestra de intrincado diseño sigue siendo un punto central de la experiencia de conducción, fijada en su lugar mientras el borde del volante gira a su alrededor: una configuración conocida como volante de cubo fijo.

A través de este ingenioso concepto, los conductores del Tourbillon tienen una visión sin obstáculos de su instrumentación independientemente del ángulo de dirección porque los radios llegan hasta la parte posterior del grupo de instrumentos.

Oculta a la vista hasta que se desea, se encuentra una pantalla digital de alta definición, que muestra los datos del vehículo y ofrece una conexión móvil perfecta.

Un mecanismo de intrincado diseño despliega la pantalla táctil desde la parte superior de la consola central, en modo retrato para la cámara de marcha atrás en sólo dos segundos y modo paisaje completo en cinco segundos.

Los asientos están fijados al suelo para que sean lo más ligeros y bajos posible, y la caja de pedales se puede ajustar eléctricamente hacia adelante y hacia atrás para garantizar una posición de conducción cómoda para todos.

Gracias a la combinación de un tren motriz híbrido extremadamente avanzado, una ingeniería liviana, un diseño eficiente y una aerodinámica ultraeficiente, el Tourbillon reducirá significativamente las emisiones en comparación con su predecesor, pero llevará la experiencia de conducción y las prestaciones a la cima de la industria automotriz.

El chasis de compuesto T800 completamente nuevo, integra suspensión multibrazo delantera y trasera, forjada en aluminio, partiendo de la construcción de acero de doble horquilla que se encuentra en el Chiron.

Al optar por un nuevo brazo de suspensión de diseño orgánico y un montante vertical impreso en 3D en aluminio, los ingenieros han ahorrado un 45% en el peso de la suspensión en comparación con el Chiron.

La parte trasera también cuenta con un brazo de perfil hueco impreso en 3D desarrollado por IA para mejorar la dinámica del vehículo y el rendimiento aerodinámico.

Siguiendo los pasos del preciado motor W16, se encuentra otra obra maestra incomparable de la ingeniería de combustión interna, combinada con el par inmediato y la flexibilidad de los motores eléctricos, que pesa sólo 252 kg.

El Tourbillon está propulsado por un nuevo motor V16 de aspiración natural de 8,3 litros, diseñado con la ayuda de Cosworth, combinado con un eje eléctrico delantero con dos motores eléctricos y un motor eléctrico montado en el eje trasero.

En total, el Tourbillon produce 1.800 CV, 1.000 de los cuales provienen del propio motor de combustión y 800 CV de los motores eléctricos.

Los motores eléctricos funcionan con una batería de 800 V refrigerada por aceite de 25 kWh alojada en el túnel central y detrás de los pasajeros, que permite una autonomía totalmente eléctrica de unos 60 km.

El eje eléctrico delantero alberga dos motores, con otro motor en el eje trasero, con un inversor dual de carburo de silicio totalmente integrado, que se encuentra entre los de mayor densidad de energía del mundo.

Esto permite tracción en las cuatro ruedas y vectorización total del par, con máxima tracción y agilidad en cualquier situación de conducción.

Se construirán un total de 250 ejemplares del nuevo Bugatti Tourbillon 2026, con un precio inicial de 3,8 millones de euros netos, que se entregarán a los clientes en 2026.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.