La Mercedes-Benz Marco Polo es un vehículo lujoso destinado al recreo que deriva del Clase V.

Mide 5,14 metros de longitud y 1,93 de anchura sin espejos retrovisores, dimensiones que son idénticas a las de un Clase V de carrocería larga. La altura es 1,98 metros, 10 centímetros más que el Clase V debido al espacio que ocupa el nuevo techo extensible, que permite montar una baca.

El Marco Polo esta, pensado para desplazarse y hacer vida dentro pues tiene cuatro plazas para dormir y viajar.

Dispone de completa una cocina de gas, nevera de 40 litros, armarios, depósitos de agua (de 38 litros el de agua sucia y 40 el de limpia) y otras facilidades como cajones, compartimentos portaobjetos, tomas de corriente (de 12 y 230 voltios,) o un juego de sillas y mesa para usar en el exterior.

El Marco Polo no permite llevar mucho equipaje, pues hay poco sitio para maletas y otros enseres, especialmente si la parte trasera de la carrocería está ocupada por el juego de mesas y sillas de campamento.

El Marco Polo más básico cuesta 52.454 euros con motor de 136 caballos.

El techo extensible puede ser manual o automático y cumple dos funciones. Por una parte, permite estar de pie dentro del habitáculo, y en segundo lugar, aloja un dormitorio de dos plazas (2,05 metros de longitud y 1,13 metros de anchura).

El acceso a este dormitorio es sencillo para una persona que sea relativamente ágil. Para subir es de gran ayuda ponerse de pie sobre las banquetas de los asientos delanteros.

Esta cama superior tiene un colchón que no es muy grueso pero, que en combinación con el somier, hace que el descanso pueda ser tan cómodo como en una cama de buena calidad.

Este dormitorio tiene dos lámparas, dos ventanillas con cremallera para aumentar la ventilación y una toma USB.

Las paredes laterales de esta habitación son de tela (similares a las de una tienda de campaña) de tal forma que el interior está bien ventilado y el ruido exterior apenas llega atenuado.

En la parte inferior, el banco posterior se puede abatir por completo (operación que puede ser manual o automática) y se consiguen dos plazas adicionales para dormir.

Cuando no se usa para dormir, el interior del Marco Polo se puede convertir en una sala de estar. Para ello, los asientos delanteros se pueden girar 180 grados (140 grados el asiento del conductor y el banco posterior se puede mover hacia adelante o atrás sobre un carril hasta conseguir el espacio deseado.

Si el techo está subido y la cama plegada (imagen), se puede estar de pie en el interior para cocinar, fregar o moverse con más comodidad.

En el Marco Polo hay una mesa plegable adosada a los carriles que recorren longitudinalmente el interior y está unida por uno de sus laterales al mobiliario de cocina.

Dispone de cristales tintados para evitar que la temperatura se eleve mucho cuando se aparca bajo el sol, cortinillas en los laterales de las plazas traseras y espacio de carga.

Todas las funciones específicas de estos vehículos (la calefacción independiente, la apertura del techo o el nivel del agua limpia o sucia) se gestionan desde un mando que hay en la parte inferior de la consola.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.