El nuevo Suzuki Swift 2017 reemplaza al modelo que se comercializa desde finales de 2010. Cambian las proporciones de la carrocería de cinco puertas, es mucho más ligero, tiene un nuevo motor y más elementos de equipamiento.

Los motores son de gasolina, de 90 y 111 caballos de potencia, y ambos se pueden asociar a un pequeño sistema híbrido. También es posible comprar un Swift con un sistema de tracción total o con un cambio de marchas automático.

El Swift mide 3,84 metros de longitud. La versión más asequible, con motor de 90 caballos, tracción en las ruedas delanteras y cambio manual, cuesta 13.250 euros.

En octubre de 2017, Suzuki lanzará al mercado la versión Sport, con el motor de 1,4 litros sobrealimentado de 140 CV que ya emplea en el Vitara.

 

Suzuki ofrece en opción para ambos motores un dispositivo denominado SHVS (acrónimo de Smart Hybrid Vehicle by Suzuki), que consta de un motor eléctrico que se encarga de asistir al de gasolina durante las fases de aceleración, ponerlo en marcha tras las detenciones cortas y que también actúa como generador para recuperar energía durante la frenada.

El peso del Swift es bajo. Por ejemplo, con el motor de 90 caballos y cambio de marchas manual pesa 915 kg con conductor y líquidos, que es un dato propio de un coche de menor tamaño.

Es un automóvil sencillo con una presentación sobria y su conducción requiere un esfuerzo mínimo del conductor porque todos los mandos funcionan con mucha suavidad y apenas hay elementos que distraigan su atención.

En el habitáculo abundan los plásticos duros de aspecto poco vistoso pero de apariencia sólida y duradera.

Los ajustes de las piezas son buenos, sobre todo en las partes más visibles. Suzuki hace que el interior sea más vistoso con unas molduras de plástico brillante que pueden ir pintadas en el color de la carrocería.

La pantalla táctil y el sistema multimedia asociado, que es de serie, está al nivel del resto del coche, cumple su función como los mejores, aunque su interfaz no es muy intuitiva.

El interior está bien aprovechado, hay suficiente espacio para que viajen cómodamente cuatro personas altas o cinco si las que van atrás son pequeñas.

El maletero tiene 265 litros de capacidad, que son 54 más que el modelo anterior. En comparación con sus alternativas es más bien pequeño aunque no demasiado.

Suzuki oferta dos niveles de equipamiento: GLE y GLX. En los dos están incluidos, de serie, elementos como las llantas de aleación de 16 pulgadas (con idéntico diseño pero pintadas en el GLE y pulidas en el GLX), el encendido automático de luces o los asientos delanteros calefactables. En el GLE, los pilotos tienen bombillas de filamento y en el GLX, de ledes.

La cámara de visión trasera es de serie en los dos y en el GLX se añade el navegador, una pantalla adicional en la instrumentación, retrovisores plegables electricamente, faros de led para todas las funciones y el climatizador automático.

El equipamiento de seguridad también es más abundante en el nivel GLX: tiene un sistema de frenado de emergencia (que actúa entre 15 y 140 km/h), alerta por cambio involuntario de carril, conexión automática de luz de carretera y programador de velocidad activo que se puede ajustar en tres niveles de distancia respecto al vehículo precedente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.